RANGERS EN SUS 116 AÑOS DE EXISTENCIA INSTITUCIONAL

0
29

El visionario José María Bravo se transformó en su Primer Presidente y piedra angular desde donde se gestan estos 116 años de existencia.

Encabezó una osada generación tras decidir apartarse del Club Deportivo 18 de septiembre ante una serie de desavenencias que no les permitía seguir juntos.

Se vivían los albores del siglo cuando aquél grupo de visionarios decidió fundar la nueva institución, escogiendo el histórico dos de noviembre de 1902.

Llevaría el nombre de Club de Deportes Rangers.

Sus ilustres fundadores pasaron a ser Jorge Donoso Espejo, Guillermo Donoso, Rubén Guzmán, Luis Soto, Arsenio Poblete, Luis Greenstreet, Alfredo Díaz, Vicente Rojas y Alejandro Ramsay, entre otros.

Su denominación de origen inglés se debe a los primeros inmigrantes que llegaron a Chile ingresando por el Puerto Principal para luego disgregarse en distintos territorios.

Para entretenerse los fines de semana, se comenzaron a formar instituciones deportivas en donde se practicase el fútbol, deporte originario en Inglaterra y que cautivó en Sud América.

De esta manera, fueron fundados los Clubes Santiago Wanderers de Valparaíso, Everton de Viña del Mar, Rangers de Talca y Santiago National.

El nombre de Rangers se le ocurrió a don Juan Greenstreet como homenaje al histórico Rangers Football Club de Glasgow, Escocia.

A partir de allí se ha venido forjando una historia plagada de éxitos y penurias institucionales y deportivas, con un común denominador: la pasión por los colores rojo y negro.

“El club del pueblo” tal cual lo bautizó el pintoresco ex –  Presidente Selim Chat.

Había que meterse la mano al bolsillo y echar cada valiosa moneda en un canasto a la entrada del Estadio los días de partido, porque lo pedía con humildad aquél histórico dirigente de los ´70.

Así era Rangers, al cual le acompaña su particular himno y aquella frase perpetua que está en el inconsciente colectivo “de gran arraigo y tradición…”

Un sentimiento que traspasó generaciones y que a través del fútbol profesional ha llevado su mensaje e insignia por los principales campos deportivos del país.

También a nivel internacional cuando representó a Chile en Copa Libertadores de América, tras obtener el sub campeonato de 1969.

Se encontró con los poderosos Deportivo Cali, América de Cali, Universidad de Chile y los clubes paraguayos Guaraní y Olimpia.

En sus filas estaban Luis “la chancha voladora” Carrizo, “el mono” Velasco, Iván “pocholo” Azócar, Luis “chanchita” Briones y las consabidas 5 ”B” en delantera: Barría, Benítez, Barreto, Begorre y el “rucio” Bejeck, un zurdo de Lautaro que metía amagues y fintas.

El gran maestro Óscar Andrade Reveco los conducía desde el banco.

 

AQUELLAS FIGURAS

 

Las grandes estrellas.

Juan Cortés-considerado el más grande de todos-, los goleadores Juan “niño-gol “Soto, Héctor “pájaro” Scandolli, Juan Carlos “conejo” Abate y Gastón Cellerino, la picardía mágica del argentino Elvio Ricardo Porcel de Peralta, la gallardía del “capitán histórico” Pablo Prieto, la elegancia de Vicente Cantatore, Iván “pocholo” Azócar, René Hidalgo, Atilio “tigre” Herrera y Gustavo Semino, la prestancia de Arturo Rodenak, Walter Behrends y Luis Carrizo, entre otros que marcaron historia.

En 2002 se estuvo muy cerca de la primera estrella.

Universidad Católica no lo permitió… o quizás fue el cruel destino.

Sin embargo y pese haber terminado en 5° lugar de la general, se mantiene en la memoria colectiva aquél brillante equipo del ´83 dirigido por Orlando Aravena y su PF Armando Aravena y el cual conformaban Antonio Muñoz, en el arco; Santiago Oñate, Atilio Herrera, Juan Carlos Hernández y Juan Ubilla, en defensa; José Acevedo, Hugo Solís y Pablo Prieto (capitán), en mediocampo; Luis González, Rubens Nicola Gagliardi y Mario Espinoza, en el ataque.

En estos 116 años de existencia, asoma el recuerdo de don Marcos Rojas Cancino, el más ferviente y querido hincha piducano, sobre cuyo recuerdo descansan las nuevas generaciones que mantienen el fervor e identidad a través de la prestigiosa Barra Oficial que lleva su nombre.

 

LA TRANSFORMACIÓN ADMINISTRATIVA

 

Desde lo deportivo, se ha hecho cíclico el movimiento de ascender y bajar, lo que generó una inestabilidad institucional que desembocó en la quiebra.

Así comenzaron nuevos desafíos.

Desde 2010, la institución se encuentra en régimen de sociedad anónima deportiva profesional que partió como Piduco SADP, cambiando posteriormente de administración a Rojinegro SADP.

Las últimas temporadas no han sido halagüeñas sus campañas deportivas, hasta el punto que han sido cientos de jugadores que han pasado por el club, la mayoría con más pena que gloria, siendo esquivo el ansiado éxito.

En cada aniversario se renuevan fuerzas, como también se elevan ensoñaciones por un mejor bienestar.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here